Problemas de control de impulsos.

 

A veces las emociones intensas, ya sean agradables o desagradables, nos llevan a poner en práctica conductas que tienen efectos negativos sobre nosotros mismos o sobre nuestro entorno (ludopatía, agresividad hacia los demás o incluso hacia una misma, ira excesiva, tricotilomanía o arrancarse el pelo, comer en exceso, morderse las uñas, etc).

 

La terapia psicológica puede enseñarnos estrategias para manejar situaciones que conducen a este tipo de conductas, a través de la regulación de las emociones que nos generan.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Rambla Prim 156, local, junto a Gran Via de les Corts Catalanes. 08020. Barcelona. © Psicoemas Servicios de Psicología. Telf: 645.10.95.00.